Actitudes que no debes soportar en una relación

Por mucho que creas que amas a tu pareja, hay ciertas actitudes que no debes soportar en una relación, ya que ésta debe estar basada en el respeto mutuo, y si éste falla, quizás haya llegado el momento de que te plantees si es considerable seguir en pareja o olvidar un amor. Si tienes dudas sobre qué puedes o no soportar, aquí te damos algunos consejos.

respeto

Faltas de respeto.

El amor es, sobre todo, respetar a tu pareja, si tu pareja te falta al respeto continuamente, sentirá otra cosa hacia ti, pero no es amor. Amarte significa respetarte, valorarte, quererte y ofrecerte su cariño.

Mentiras continuas.

No hablamos de que alguna vez te haya soltado una mentira piadosa o suave sobre si había estado de fiesta con amigos, nos referimos a mentiras continuas, o a ocultarte sus sentimientos y que no se atreva a ser sincero contigo.

Violencia psicológica e incluso física.

Esta debe ser la primera razón para romper con la relación, si la falta de respeto llega hasta el punto de ser violento contigo, no merece estar contigo. Cualquier tipo de agresión psicológica o física tiene que estar prohibida. Si se muestra violento contigo, no te ama.

No se preocupa por ti.

No muestra interés por tus inquietudes, por tus preocupaciones. Es egoísta en definitiva. Una relación es un nexo, un vínculo que comparten dos personas y que le fin es compartir una vida juntos, si a él no le interesa tu vida, quizás no sea conveniente que estés con él.

No te presenta como su pareja.

Ya lleváis un tiempo como pareja pero para él, sobre todo cuando está con conocidos o amigos, seguís siendo amigos. Si no se siente orgulloso de tenerte como pareja, posiblemente es que no quiera tenerte como pareja. No debes soportar eso.

Invade tu intimidad.

Aunque seáis pareja, tú sigues teniendo tu espacio, mereces tu espacio de intimidad, y ni él ni nadie puede invadirlo. No permitas que revise tu correo, te mire el móvil o no te permita verte con tus amigas.

Te menosprecia.

Cree que eres menos que él, y por extensión que las mujeres están menos preparadas que los hombres. Si es un machista, no debe ser tu pareja, ni tu pareja ni la pareja de ninguna mujer.

Tú, la ama de casa.

Si cree que las tareas de casa son responsabilidad tuya por ser mujer, además de ser un machista, demuestra ser egoísta, y es una señal de que no está dispuesta a ayudarte en tus asuntos. Por supuesto las tareas de casa no son trabajo exclusivo de la mujer. Niégate a compartir la vida con quien cree que él es el protector y benefactor y tú te tienes que dedicar a la casa y los niños.

Dieta Lutz y sus sistema para adelgazar

dieta lutz

Un médico austriaco, el doctor Wolfgang Lutz, especialista en medicina interna, defiende el punto de vista que una alimentación rica en hidratos de carbono mantenida durante muchos años no sólo puede hacer engordar, sino también enfermar. Algo que también corroboran en webs como comobajardepesrapidoysisndietas.blogspot.es www.comoperderpeso.es y  www.vitonica.com 

Esto se basa en las observaciones realizadas en experimentos con animales, en los que se alimentó a carnívoros con una dieta de farináceos y que aumentaron de peso.

El doctor Lutz

El doctor Lutz ha elaborado una dieta a partir de su experiencia clínica a lo largo de muchos años. Con un régimen pobre en hidratos de carbono ha influido favorablemente sobre trastornos hepáticos, intestinales y cardiovasculares. Su principio nutricional lo presenta en su libro Leben ohne Brot (Vivir sin pan).

Resulta interesante que se base tanto en la historia evolutiva del ser humano como en una serie de defensores de las dietas ricas en hidratos de carbono. Mientras que éstos afirman que el hombre erguido con manos prensiles es el típico re-colector de frutos y por su dentadura el típico devorador de tubérculos y verduras, el doctor Lutz opina que el ser humano se ha desarrollado como típico cazador y carnívoro.

Se basa en que durante muchos milenios salvo algunos frutos, raíces u hojas no había ningún otro alimento disponible, y que su metabolismo se ha orientado hacia la nutrición animal.

Cuestión de enzimas

El médico austriaco señala una razón que no puede rechazarse sin más y es que nuestros enzimas digestivos no pueden adaptarse rápidamente en el curso de unos pocos milenios a otras condiciones nutricionales, porque el conjunto de genes humanos sólo puede modificarse a lo largo de períodos mucho más prolongados.

A esto se remiten las teorías del doctor Lutz, a tenor de las cuales el hombre sería inicialmente un carnívoro que podría haber evolucionado a vegetariano.

Cómo actúa la dieta Lutz

En opinión del doctor Lutz, el elevado consumo de hidratos de carbono al que nos hemos acostumbrado está en contra de nuestra fisiología. Es decir, que no se corresponde con nuestros mecanismos metabólicos de la digestión y que, por consiguiente, no es sano.

El doctor Lutz recomienda una cantidad diaria de hidratos de carbono de sólo 60 a 70 g. A diferencia, por ejemplo, del doctor Atkins, que prácticamente los prohíbe, en la dieta del doctor Lutz pueden tomarse alimentos ricos en fibra como fruta, verduras, ensaladas, patatas, arroz, pasta y productos integrales, si bien en cantidad limitada. La carne y las grasas, por el contrario, pueden consumirse sin limitaciones dentro de un determinado programa calórico.

Los hidratos de carbono son nuestro primer y más digestivo proveedor de energía. En la parte superior del intestino delgado se transforman en glucosa (azúcar de la sangre) y proporcionan entonces energía al cuerpo de una manera espontánea. Sólo una cantidad muy pequeña, del orden de la mitad de las necesidades diarias, se deposita en forma de glucógeno en el hígado y los músculos como reserva a corto plazo.

Aproximadamente diez veces esa cantidad de glucosa —en una dieta normal de hidratos de carbono— se transforma en grasa y se acumula en forma de panículos adiposos en las caderas y el vientre. En este punto se concentra la teoría dietética del doctor Lutz.

Sí sólo se aportan los hidratos de carbono que el hombre consume diariamente, tampoco habrá un exceso de glucosa que se transforme en grasa engordante. La carne con una elevada proporción de ácidos grasos saturados así como la grasa elevan las concentraciones de lípidos y colesterol en la sangre, lo que puede estimular la aparición de otras dolencias o cuadros clínicos, como es el caso de la arteriosclerosis.

Sin embargo, en este punto hay que decir que el doctor Lutz no considera su dieta como una dieta de adelgazamiento popular sino como una dieta curativa para determinadas enfermedades y que se realiza bajo vigilancia médica.

Es bien conocido desde hace mucho tiempo en las clínicas que las personas con sobrepeso pueden perderlo si se reduce la proporción de hidratos de carbono en su dieta y ésta consta esencialmente de grasas y proteínas. En el tratamiento de la adiposidad se considera que es una dieta razonable desde el punto de vista terapéutico y que además sacia.

Los hidratos de carbono

Se recomienda entonces una proporción diaria de hidratos de carbono de 50 a 80 g, lo mismo que considera el doctor Lutz. La cantidad diaria de grasas se sitúa alrededor de 140 a 150 g y la de proteínas entre 80 y 100 g, o sea, también relativamente elevada.

Sin embargo, la dieta pobre en hidratos de carbono y rica en proteínas y grasas que promueve el doctor Lutz debería hacerse a ser posible aportando ácidos grasos no saturados y bajo control médico, puesto que cada persona tiene su propio mecanismo metabólico que, en última instancia funciona bajo influencias psíquicas, como por ejemplo los factores del estrés.